Mednaturis

MEDNATURIS

Enciclopedia de Medicina Naturista

PROBIÓTICO

Según acuerdo consensuado entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, Food and Agriculture Organization) los probióticos son los organismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud del hospedador.
 
Para la Organización Mundial de Gastroenterología, el término “probiótico” "debería reservarse para los microbios vivos que en estudios controlados en humanos han demostrado conferir beneficios a la salud".

Ver tambien

PREBIÓTICO, SIMBIÓTICO, ALIMENTO FUNCIONAL, KÉFIR

PALABRAS CLAVE: Prebiotico. Alimento Funcional, Flora Intestinal

DESCRIPCIÓN AMPLIADA

CONSIDERACIONES
 
1. Los microorganismos debe tener viabilidad administrados de forma oral. Es decir, deben estar vivos en el momento de su administración.
 
2. También deben mantener su actividad al llegar a la ubicación apropiada donde producirían su efecto en el organismo del hospedador, sin perder vitalidad y actividad por las enzimas digestivas o el ácido clorhídrico del estómago.
 
3. Los microorganismos deben ser aportados en la cantidad adecuada, durante el tiempo necesario y en la forma galénica o alimenticia correcta para obtener un posible efecto.
 
4. El efecto beneficioso sobre la salud deber ser específico, conocido y reproducible. En definitiva es necesario que exista reconocido un efecto saludable concreto sobre el hospedador.
 
5. La constatación de un efecto beneficioso para una indicación concreta no implica que exista necesariamente el mismo efecto para otras indicaciones o patologías diferentes aunque éstas puedan ser más o menos afines. 
 
6. Hay diferencia de comportamiento de los microorganismos en las diferentes especies. Por tanto el efecto debe demostrarse en humanos. La constatación de efectos beneficiosos en animales es indicativo de un posible efecto en personas, pero no presupone que dicho efecto se produzca de modo necesario en seres humanos.
 
7. También podría existir diferente comportamiento y por tanto diferente efecto, en grupos poblacionales con características metabólicas, alimenticias o digestivas peculiares. Por ejemplo niños, ancianos, gestantes, encamados o enfermos con patologías metabólicas específicas. 
 
8. La demostración de un efecto beneficioso para la salud de un determinado microorganismo administrado en el momento adecuado, durante el tiempo adecuado y en la cantidad correcta, no es extrapolable a cepas distintas de ese microorganismo ni a otros microorganismos afines.
 
9. La mayoría de los efectos e indicaciones demostradas hasta el momento por los probióticos se refieren al ámbito intestinal e inmunológico. 
 
10. La acción de los microorganismos en la luz del tubo digestivo puede ser modulada por el entorno que determinados alimentos que formen parte de la dieta del hospedador contribuyen a crear. Así, la presencia de algunos alimentos propiciaría un mejor desarrollo y por tanto efecto, de los microorganismos probioticos.
 
NO SON PROBIÓTICOS
 
1.- Las sustancias que elabore el microorganismo, aunque éstas sean las responsables del efecto beneficioso. Por ejemplo, si el microorganismo produjera ácido láctico y éste aportase un determinado efecto, ese ácido láctico no sería un probiótico en sí y su administración no estaría justificada desde el punto de vista de la probiótica.
 
2.- Los microorganismos que están presentes de modo habitual en la flora del tubo digestivo y cuya función es la degradación de elementos de la dieta que no son digeribles, no se consideran probióticos. Aunque su función pueda ser de gran importancia funcional y metabólica no entran en la categoría de probióticos.
 
REGLAS DE ADMINISTRACIÓN
 
De manera esquemática se puede decir que el uso de cualquier probiótico debe hacerse:
 
1. Con una indicación concreta
2. Durante el tiempo adecuado
3. En la cantidad necesaria
4. En la forma y presentación correcta
 
ALGUNOS PROBIÓTICOS
 
A continuación reproducimos un listado de algunos de los probióticos que actualmente se usan para el consumo humano. Es necesario recordar que sólo alguna de las cepas de estos microorganismos tiene reconocido un efecto sobre la salud de la persona que lo toma.
  • Bifidobacterium animalis 
  • Bifidobacterium breve 
  • Bifidobacterium infantis 
  • Bifidobacterium lactis 
  • Bifidobacterium longum 
  • Enterococcus 
  • Escherichia coli 
  • Lactobacillus acidophilus 
  • Lactobacillus casei 
  • Lactobacillus casei 
  • Lactobacillus johnsonii 
  • Lactococcus lactis 
  • Lactobacillus plantarum 
  • Lactobacillus reuteri 
  • Lactobacillus rhamnosus 
  • Lactobacillus salivarius 
  • Saccharomyces cerevisiae (boulardii)

PRECAUCIONES

En realidad el uso de los probióticos es bastante seguro, de hecho más que contraindicaciones se habla de "Criterios de Evaluación de Riesgo" como elementos a tener en cuenta a la hora de prescribir el uso de probióticos.

Hay descritos muy pocos casos de infección sobreañadida por el microorganismo usado como probiótico. En todos los casos descritos había alguna enfermedad de base severa en la persona que presentó el efecto descrito.

Así, debe evaluarse el beneficio frente al riesgo en los casos en que se presente alguna o varias de las siguientes circunstancias:

  • Inmunodeficiencias severas
  • Estados de desnutrición graves
  • Estados de gran afectación general en pacientes que padecen cáncer
  • Prematuros
  • Presencia de catéter venoso central
  • Alteración de la integridad de la pared intestinal
  • Yeyunostomía

 

 

TERAPIA: Dietética

ÁREA TEMÁTICA: Nutrición

Volver


Volver Arriba