Mednaturis

MEDNATURIS

Enciclopedia de Medicina Naturista

GEOTERAPIA

La Geoterapia es el procedimiento terapéutico que emplea las tierras medicinales (TM) para la prevención, alivio o curación de determinadas patologías. De las tierras más empleadas destaca la arcilla.

Las Tierras Medicinales provienen en su mayor parte de las rocas metamórficas. La erosión lenta de los granitos ha ido formando los sedimentos actuales de arcillas.

PALABRAS CLAVE: Tierras Medicinales

DESCRIPCIÓN AMPLIADA

 


ANTECEDENTES HISTÓRICOS

En la Edad Antigua, en tiempos de Hipócrates, se empleaban diversos tipos de tierras con fines curativos, tanto en uso externo como interno.

En el siglo I de esta Era, Dioscórides describe el uso de las tierras curativas en el V volumen de su obra "De materia médica". En esa misma época, Galeno elaboró un inventario de TM, explicando sus funciones y efectos.

En la Edad Media, al igual que con otros saberes médicos, supuso un retroceso en el conocimiento de las TM. Algunos autores que las mencionan en sus escritos son Oribaso, Alejandro de Trallas, Aecio de Amida, Pablo de Egina y Avicena.

El naturalista Humboldt relató en sus escritos que los nativos americanos empleaban la arcilla.

En el siglo XVI, Paracelso y su discípulo Jhannes Schutz exaltan el poder curativo de la tierra de Striegau.

En la Edad Moderna, durante la epidemia de peste de Braunschweig (año de 1600), el médico L. Giessler elogió en un informe la TM como remedio contra esta enfermedad.

En el siglo XIX se efectúan los primeros análisis para determinar la composición de la popular "tierra milagrosa" de Planitz, en Sajonia, así como de otras regiones de Alemania.

En 1882, el higienista Max Pettenkofer (1818-1901), de la Universidad de Berlín, rehabilita la cura por las tierras arcillosas. Pocos años después, en la Universidad de Friburgo (Alemania), W. Levy defiende una tesis doctoral sobre la arcilla blanca, que tituló: "La terapia con Bolus: su historia y fundación por empirismo y experimentación".

Empíricos como Kneipp y Felke fueron fervientes defensores de la arcilla y la incluían en sus curas.

Durante y después de la Primera Guerra Mundial se realizaron trabajos sobre la acción de la arcilla blanca (caolín) en la disentería y el cólera asiático.

En la Universidad de Berlín, el Dr. Julius Stumpf (1856-1932), que era médico forense, descubre y comprueba que la tierra arcillosa (greda) posee elementos refractarios a las bacterias y a la descomposición.

En 1927, W. Peyer y W. Ropte, este último geólogo, analizan la tierra medicinal empleada por Adolf Just en su sanatorio de Ilsenburg (Alemania). En 1935, L. Walcker publica un trabajo sobre la adsorción de la cafeína y la nicotina por las TM. En 1936, Kunza y Vogel descubren la capacidad de adsorción y retención de toxinas intestinales, alcaloides y colorantes de las TM en uso interno.

En los años 50 del siglo XX se completaron los estudios mineralógicos y químicos de diversos tipos de arcillas, como los efectuados por  Jung en la Universidad de Jena. Los fundamentos científicos de la Geoterapia los estableció el Dr. Meyer, siendo recopilados en el libro “La tierra curativa” (1957), que escribió conjuntamente con Jung.

En España disfrutamos de variados tipos de arcillas y su uso está extendido sobre todo en cosmética. En Medicina naturista es clásico su empleo en aplicación externa e interna. En la revista Bionomía en los años 50, el Dr. Simarro escribió algún artículo sobre su uso terapéutico. En la década de los 90 del siglo XX se publicó en la revista Natura Medicatrix número 55 (1999) un trabajo de investigación en España sobre la arcilla para uso interno, siendo el único realizado sobre este tema hasta el momento.

COMPOSICIÓN QUÍMICAS DE LAS TIERRAS MEDICINALES

La composición química de la arcilla varía dependiendo del origen, color, etc.

Cualitativamente están compuestas por:

  • 1) Óxido de silicio
  • 2) Cuarzo
  • 3) Ópalo
  • 4) Silicatos: feldespato (silicio y aluminio), micas (moscovita, biotita), talco, clorita (silicato de magnesio, hierro y aluminio), caolinita, montmorillonita, angita, anfibol, olivino, etc.
  • 5) Calcita (carbonato de calcio), dolomita (carbonato de magnesio y calcio)
  • 6) Hidróxido de hierro (que le proporciona una coloración rojiza a la arcilla), y diáspero e hidrargilita que son hidróxidos de aluminio.
  • 7) Varios: magnetita, apatita, circonio, titanita, etc.

RELACIÓN ENTRE COMPOSICIÓN QUÍMICA Y ACTIVIDAD DE LAS TIERRAS MEDICINALES

R. Lauti‚ encuentra una relación entre la composición química de las TM y sus propiedades, tanto en su aplicación externa como interna. De esta forma las clasifica en:

1. Esmécticas: ricas en calcio (10%) y magnesio (4%). Absorben los cuerpos grasos.

  • - Le confiere unas propiedades desodorizantes y desinfectantes en úlceras purulentas, favoreciendo la velocidad de cicatrización. También se emplean en la descongestión de hemorroides.
  • -  La tierra de batán es una arcilla esméctica que contiene también sílice. Su color varía del blanco al pardo.

2. Refractarias (tierras de pipa): son pobres en óxido férrico (menos del 0,4%) y óxidos alcalinos (menos del 0,8%). Se emplean en Cosmética.

3. Bentonitas: son arcillas ricas en magnesio. Tópicamente tienen un efecto antiflogístico y analgésico. En uso interno tienen un efecto trófico sobre úlceras gástricas e intestinales.

4. Caolínicas: el caolín está formado por varios minerales que son silicatos de alúmina hidratados. Posee propiedades cicatrizantes.

  • Tópicamente se emplea para blanquear los dientes, desinfectar y fortalecer las encías (colutorio) y en Cosmética (leches de belleza).
  • En uso interno actúa en la irritación intestinal, la aerofagia y flatulencia.

PROPIEDADES DE LAS TIERRAS MEDICINALES 

Las propiedades generales de la arcilla son:

1. Capacidad de retención hídrica: esta propiedad es mayor cuanto más pequeñas sean las partículas de arcilla. Esta propiedad se emplea en la absorción de secreciones de heridas.

2. Retención de calor: al ser la arcilla un mal aislante se enfría con facilidad. La arcilla se emplea en forma de emplasto como antiinflamatorio.

3. Capacidad de retención de gases: cuanto más fina es la arcilla mayor es la captación de gases.      Esta propiedad se aprovecha en las aplicaciones internas para la absorción de gases intestinales.

4. Capacidad de adsorción: propiedad por la cual las partículas disueltas en un líquido  se fijan sobre las partículas de arcilla.    Se emplea en forma tópica en la adsorción de secreciones en heridas, úlceras, etc. En uso interno se emplea en la adsorción de sustancias del jugo gástrico o intestinal.  Las TM actúan sobre el ácido clorhídrico del estómago, pero no como los antiácidos convencionales que lo fijan hasta la saturación.

5. Efectos catalíticos: según Eisensack, la posibilidad de existencia de microorganismos en las TM permitiría la actuación de la dotación enzimática de estos. Este efecto desaparece cuando se someten las TM a determinada temperatura.

6. Efecto radiactivo (estudios de Kunze y Vogel en 1936).   El efecto de la radiación secundaria sería inferior a los límites biológicos generalmente admitidos y por consiguiente con discutibles efectos sobre el organismo.

Las propiedades de la arcilla para uso interno (AUI) son:

1.  Adsorción: bacterias, toxinas, gases, etc.

2.  Disolución de elementos en el jugo gástrico

3.  Absorción de minerales: calcio, magnesio, hierro, cobre, manganeso, aluminio, etc. Requiere la presencia de un jugo gástrico normal.

4.  Acción sobre el pH gástrico: adsorbe el excedente ácido y compensa la insuficiencia.

5.  Efecto mecánico: contribuye al arrastre de bacterias, células y toxinas de la cavidad oral y demás tramos digestivos.

6. Efecto sobre los nutrientes en el intestino:

  • - No interfiere la absorción de los hidratos de carbono.  
  • - Las grasas son absorbidas en gran parte. De hecho, la gran ingestión de TM puede ocasionar adelgazamiento. Sobre las vitaminas liposolubles se han realizado algunos estudios pero aun no se han sacado conclusiones.
  • - Sobre la acción de las TM sobre las proteínas y aminoácidos se desconoce aun mucho. Se sabe que el cuarzo absorbe débilmente la alanina y arginina.
  • - Respecto a las vitaminas hidrosolubles se sabe, al menos, que sobre la vitamina C apenas se ejerce acción.

7. Efecto sobre la flora bacteriana intestinal (trabajos de Baumgértel). Las bacterias intestinales son neutralizadas por las TM. Este hecho podría explicarse por la adsorción de las toxinas producidas por las bacterias perjudiciales. Las TM ayudarían al correcto desarrollo de las colibacterias, normalizando las funciones que estas ejercen.

8. Efecto antibiótico de las TM (trabajos de Juno). Podría ser atribuido a la presencia de mohos en las TM. Al ser ingerida, el ambiente intestinal favorecería su proliferación. 

IINDICACIONES DE LA ARCILLA

Según diversos autores tendría acción sobre los siguientes aparatos y sistemas:

1. Aparato digestivo:

  • a) Boca: estomatitis, gingivitis, amigdalitis, etc., en forma de pulverizaciones
  • b) En uso interno se emplea en dispepsias, gastritis, hipo/hiperclorhidria, ulcus péptico, meteorismo, etc.
  • c) En uso interno se emplea en enteritis, colitis, diarreas, estreñimiento crónico, parasitosis (oxiuros), hemorroides, etc. Uso en determinados tipos de envenenamientos. En uso externo se emplea en emplastos abdominales.
  • d) Afecciones hepato-biliares en uso interno y externo (emplasto sobre región hepática)

2. Metabolismo: diabetes, obesidad, etc. Uso interno y externo

3. Aparato respiratorio: fiebre del heno (uso interno)e infecciones respiratorias (emplastos)

4. Aparato locomotor: reumatismo (emplastos)

5. Sistema nervioso: jaqueca, ansiedad, insomnio, etc. Uso interno y externo.

6. Piel: en uso interno en urticaria crónica; en uso externo en abscesos cutáneos, furúnculos, acné juvenil, úlceras, etc.

EFECTOS SECUNDARIOS, CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES la AUI

En aplicaciones externas hay que vigilar la temperatura de la aplicación (fría o caliente) y observar las reacciones que se producen. En caso de molestias conviene retirar la aplicación.

Para un uso racional de la arcilla por vía oral conviene descartar en la anamnesis aquellos pacientes con historia de oclusión intestinal y herniaciones, sobre toda si ha habido algún episodio de estrangulamiento.

La administración prolongada de AUI, sobre todo si se acompaña de una alimentación pobre en grasas, puede que se acompañe de una deficiencia en vitaminas liposolubles.

Las personas que padecen estreñimiento crónico y toman arcilla oral pueden ver incrementado su problema. Habrán de abandonar la toma de arcilla si el estreñimiento no se corrige con la administración de cantidades suplementarias de agua.

Hay que procurar evitar la administración de arcilla oral junto a cierto tipo de laxantes  que incluyen en su composición aceite de parafina, ya que su mezcla forma una pasta dura que puede facilitar la oclusión intestinal.

La AUI debería evitar administrarse en edades extremas de la vida.

OBTENCIÓN, PREPARACIÓN Y ADMINISTRACIÓN

La arcilla se puede obtener de terrenos arcillosos donde haya una beta abierta, siempre que esté libre de contaminantes. Una vez tamizada se conserva en recipientes no metálicos, al ser posible alejada de la humedad.

La AUI se comercializa en las tiendas especializadas ya apta para su consumo.

Para preparar la AUI se añade una cucharadita de las de postre en un vaso de agua, a ser posible de baja mineralización. Conviene que esté‚ en contacto con el agua antes de tomarlo unas 8-10 horas. Antes de ingerirlo conviene remover con un instrumento no metálico ya que la arcilla se deposita en el fondo.

La AUI conviene tomarla en general en ayunas. Dependiendo del número de tomas al día, la primera se realizará  por la mañana nada más levantarnos.

DURACIÓN DEL TRATAMIENTO 

En uso externo la duración está en función de la mejora del padecimiento. Tiene indicaciones tanto en procesos agudos como crónicos.

En uso interno tanto la posología como la duración del tratamiento varían en función de los fines perseguidos. Con fines preventivos se hacen curas trimestrales en primavera y otoño. Se toma tres semanas al mes.  En las enfermedades agudas como diarreas, gastritis, etc., se puede hacer una toma de 2-3 cucharaditas de postre, antes de las principales comidas. Se mantendrá esta pauta hasta que remitan los síntomas.  En los padecimientos crónicos como la obesidad mórbida, etc., la posología y duración del tratamiento puede prolongarse durante meses. En este caso habría que plantearse la posibilidad de administración de vitaminas liposolubles.

 

BIBLIOGRAFIA

  • - Just, A.: La tierra curativa, antiguo remedio natural y popular. 1908
  • - Kunza y Vogel.: Naturaleza y acción de las tierras curativas. 1936.
  • - San Miguel de la Cámara: Rocas eruptivas de España. Madrid, 1936.
  • -  Jung  y Meyer . Heilerde (Tierra curativa). Ed. Hippokrates. 1957
  • -  Alfonso, E.: Curso de Medicina Natural en cuarenta lecciones. Ed. Kier, S.A. 4ª Edición. Buenos Aires (Argentina), 1976.
  • -  Ródenas, P.: Integral nº6. Barcelona, 1976.
  • -  Dextreit, R.: La arcilla que sana. Ed. Vechi.
  • - Nigelle, E.: Pouvoir merveilleux de l'argille. Ed. Andrillon.
  • -  Passebecq, A.: La arcilla para tu salud. Ed. Sertebi. Barcelona,1980.
  • -  Schneider. E.: La salud por la Naturaleza. 10ª edición. Ed. Safeliz. Madrid, 1989.
  • -  Sintes Pros, J.: El poder curativo de la arcilla.
  • -  Ursa Herguedas, A.J.: Estudio clínico-analítico sobre las propiedades de la arcilla para uso interno. Natura Medicatrix nº nº 55, Octubre 1999. P. 16-25, Barcelona, 1996.
  • - Cote, F. Poder curativo de la arcilla. Ed. Océano Ambar. Barcelona, 2007 

 

AUTOR: Andrés Ursa Herguedas

TERAPIA: Hidrología Médica

ÁREA TEMÁTICA: Conceptos Básicos

Volver


Volver Arriba